sábado, 8 de diciembre de 2007

Erase una vez hace 365 días


Acabo de revisar mi correo, encuentro por fin un mail de Ivette (una amiga muy querida) y digo por fin, porque desde hace varios días no sabía de ella, cosa que ya empezaba a extrañarme. Lo voy leyendo y las lágrimas van llenando mis ojos. Su abuelita había fallecido. No sé hace cuanto, solo sé que esa tristeza la alejó del Hotmail y por lo tanto de mi.

Como yo no creo que en las coincidencias, ese mail fue una razón más para empezar a escribir. Hace un año tenía planeado un viaje a Tumbes y planeado con muchos meses de anticipación (cosa que nunca había hecho ni volveré a hacer), tenía toda la ilusión del mundo y muchas ganas de conocer las playas del norte. Un ataque de migraña lo impidió. Los que me conocen de cerca, saben de mi estrecha relación con las emergencias, las inyecciones y los dolores de cabeza. Así es que el 7 de diciembre me la pasé en la emergencia de la Stella Maris mientras mi avión se iba a Tumbes. Luego de dormir como 24 horas seguidas, me levanté el viernes 8, fui a comer un cevichito a La Punta y por la tarde compré un panetón D’onofrio y fui a tomar lonche a la casa de mi abuelita. Después de todo, haber perdido el viaje no tenía porque ser tan malo. Disfrutamos mucho de esa tarde, mi abuelita me dio de comer en abundancia, como siempre. Hablamos de que empezaba el verano, de la navidad, de mi dolor de cabeza, etc. Luego de algunas horas nos despedimos, la abracé, la besé y me fui. Esa fue la última vez que la vi. Mi abuelita falleció días después (muy cerca a navidad).

Desde hace días vengo pensado en ella y leer el mail de Ivette hizo que despertara toda la tristeza que 365 días no han logrado reparar. Tristeza que intento esconder (muchas veces sin éxito). Hoy quiero recordar a mi abuelita con nostalgia, sin que esto sea malo porque uno solo tiene nostalgia cuando echa de menos algo bueno que ha perdido y su vida fue lo suficientemente buena como para tener nostalgia para rato.

Erase una vez, hace 365 días que Karina y su abuelita tomaban lonche. Hoy no sé dónde estará, ¿quizás con la abuelita de Ivette? Espero que no se enoje por hablar de ella, siempre fue tan discreta, tan silenciosa, tan dulce, que estos medios de comunicación modernos no le hubieran gustado!

Quiero terminar con una canción que a Ivette y a mí nos gusta mucho! Porque todos los finales son el mismo repetido y con tanto ruido no escuchamos el final.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Erase una vez .........sabes? todo este mes de diciembre va a ser muy dificil para mi ya que asi como tu recordaste el día 8 en forma especial , yo tengo para recordar mucho mas y me digo hace un año el dia de hoy, ella ni siquiera imaginaba que muy pronto iba a partir y con esa partida dejar un vacio tan grande dentro de mi que tan solo la ausencia de una Madre lo puede ocasionar. Sabes? quisiera cerrar mis ojos y despertar en el mes de enero, pero no se puede!!, solo queda seguir y con mucha nostalgía, en fin, una vez te lo dije no podemos darnos el lujo de parar, la vida continua y todo sigue su curso y durante de lo queda del mes lo único que me tocará decir es.. Hace 365 días................

cinthia dijo...

El tiempo cura todo, realmente creo que no es cierto, el tiempo lo que hace es tapar esa herida que en ciertos momentos se abre y eres vulnerable al dolor,ese profundo dolor que te acompañara por lo largo de tu vida.
Esta historia que has escrito es tan tuya como mia, yo tambien estuve con ella hace 365 días y pude compartir ese último nos vemos abuelita.
La vida sigue su curso, personas que mas amamos se van, pero recordarlas y sentirlas es inmortalizarlas en el tiempo.
Gracias Mamalo por estos 23 años de mi vida que no dejaste ningún día de amarme, asi como yo lo hice y hare hasta el fin...

Roberto dijo...

Te invito a visitar http://nudofobia.blogspot.com, el primer blog del Ecuador donde se discute abiertamente sobre los temores y complejos en torno a la desnudez propia y ajena.

Tus comentarios serán bienvenidos.

karinam dijo...

Hola Roberto! Estaba en la universidad, leí tu comentario y me metí inmediatamente a tu blog... de pronto las imagenes de desnudos comenzaron a aparecer y como comprenderás tuve que cerrar la página inmediatamente porque en las computadoras de la universidad en teoría, no se pueden ver personas desnudas!!!
Sin embargo, ya ahora en casa he revisado tu blog y me parece muy diferente a los que he visto antes. Tiene un enfoque interesante, lo revisáré de vez en cuando.
Slds,
karinam

Roonie dijo...

karinita, la verdad que un sentinmiento como la nostalgia que sientes al recordar a tu abuela nunca lo he experimentado. A Dios gracias no se me ha muerto nadie, no tengo abuelos y siempre pido a Dios y en los deseos de cumpleaños y y cada vez que se me cae una pestaña... no se cada vez que pido algo lo unico deseo es que mantenga con salud a mi familia y a la tuya.
Te quiero mucho!
Roonie

karinam dijo...

gracias x visitar Hutku y x tus deseos...!!! sabes que te quiero mucho tb!!! perdon x todas las omisiones :(