lunes, 13 de diciembre de 2010

El Perú avanza (II)

Mi avión acaba de aterrizar, bajo las escaleras, camino mientras jalo mi equipaje y entro a la sala donde se recojen las maletas. El aeropuerto está totalmente remodelado, nuevo, ordenado, chiquito pero moderno. Salgo, tomo un taxi y veo un cartel enorme:


Y pienso: el boom comercial ahora en Piura. Le pregunto a una amiga, ¿y cuántos centros comerciales hay acá? Creo que ya van dos, me contesta. La semana pasada inauguraron Plaza Vea, nos dice el taxista.

Llego a la casa de mi nuevo amigo Max, abrimos la refri y mientras esperamos que salga del trabajo, nos fuimos tomando todas las chelas que habían en la refri. Dos o tres horas después, llega Max con Eli (una amiga de la universidad), quien nos reclama: se han tomado todas las cervezas! Claro - le respondo - si se han demorado un montón. ¿Sabes cuánto nos costó comprar esas cervezas?. No entendia muy bien a qué se refería. Es que nos fuimos a conocer Plaza Vea, recién lo abrieron acá. No sabes la cantidad de gente que había y la cola que hicimos para comprar esas cervezas!!

Mis amigos viven hace dos o tres años en Piura y me contaban que recién ahora, con la llegada de Plaza Vea, se pueden encontrar cosas variadas y de calidad. Antes nos hemos ido hasta Chiclayo a comprar, me cuenta Eli. Ahora, en este último año, Piura ha crecido un montón, ya casi se encuentran las mismas cosas que en Lima, me dice.

Al día siguiente nos fuimos a La Encantada, a 55 kms de Piura más o menos y solo a 5 kms de Chulucanas. Para estar tan cerca de la ciudad, realmente es sorprendente la diferencia entre la moderna Piura y la precaria Encantada.


Es un pueblo de ceramistas, todas las casitas tienen su tienda en la parte de afuera y sus hornitos en la zona posterior. La Encantada está intacta, con agua de pozo, pistas sin asfaltar, una posta médica que solo funciona por horas y moto taxis que llevan alrededor de cinco o hasta seis personas, para poder salir a la carreterera!

Esto del crecimiento económico del país, de la reducción de la pobreza y la desigualdad, parece ser solo un cuento que nos han contado a los que vivimos en la capital. La desigualdad social no solo se mantiene, sino que se acrecienta a medida que la cúspide de la pirámide se hace grande y la base permanece igual. Hay menos pobreza, es cierto, eso dicen los números, pero hay quienes permanecen igual. Esto es crítico.

La movilidad social y económica se ha dado, pero el punto de partida ha sido la pobreza extrema y el problema es que la situación original ha sido tan precaria, que mejorar, crecer o desarrollar, no implica necesariamente vivir bien, ni mucho menos.

El Perú avanza (eso es lo que nos dicen) y debe mantenerse así, pero es urgente que haya una mejor distribución de la riqueza y una mejor gestión de los gobiernos (a todo nivel - central, regional y local). El riesgo de permanecer así, es muy alto y podemos pagarlo muy caro en las próximas elecciones presidenciales.

2 comentarios:

William Bickford dijo...

Muy interesante tu blog Karina. Sobre todo me gusta ver lo que ha cambiado el Peru desde que vivi ahi ahora hace casi mas de 10 años. Keep it up!

Will

karinam dijo...

Hola William!!!
Que sorpresaaa!! :)

Si, la verdad es que el Perú ha cambiado muchisisimo... deberias volver por aqui!

Te mando un beso enorme!!

Pd. ¿Por dónde estás viviendo ahora???