viernes, 18 de enero de 2008

Suspiro a la limeña

Lima celebra su 473 aniversario y justo ayer llegó a mi bandeja de entrada el último sondeo elaborado por el Instituto de Opinión Pública de la PUCP, que también ha sido publicado en El Comercio. He visto algunos datos que me siguen dando vueltas en la cabeza, así es que pasaré a comentar, de paso diversifico mis fuentes de referencia porque ya fui acusada de perder objetividad (por mis constantes menciones a las encuestas de APOYO, lo siento hay cosas que no puedo evitar!!).

No es novedad que Lima es una ciudad de migrantes, puedo dar fe, ya que yo soy parte del 53% que nació en alguna provincia del país. Este porcentaje se incrementa sustancialmente en los niveles más bajos, llegando a un 72% en el nivel socioeconómico E (el más bajo de toda la escala). Sin embargo, este dato no es nuevo y los que vivimos (o vivíamos) en Lima hemos sido testigos del enorme crecimiento de esta “nueva ciudad”, producto justamente de la mezcla entre el interior y la capital. Pero eso no fue lo que me llamó la atención, sino el escaso 20% que sin haber nacido en Lima, se siente limeño (yo soy parte de esa minoría). Y me quedé pensando mucho en esa interrogación… ¿de dónde soy? Cada vez que me preguntan de qué parte del Perú soy, no lo dudo, respondo “de Lima”. Me pasa aquí, me pasaba en el Perú, me ha pasado siempre. Algunas veces, luego que haber respondido, titubeo y no sé qué decir. Empiezo con la historia… “nací en Moquegua, pero desde los tres años o menos he vivido en Lima”. Entonces no sé de donde soy… ¿de dónde somos?, ¿de dónde hemos nacido?, ¿de dónde hemos vivido?, ¿de dónde es nuestra familia?, ¿de dónde hemos pasado nuestra juventud?, ¿de dónde más queremos ser? Por lo pronto yo soy de Lima y aunque me gusta sentirme provinciana y decir que el puerto de Ilo es “mi tierra”, no tengo ningún recuerdo de “mi tierra”. Soy una provinciana bamba!

Siguiendo con el tema … hay un par de preguntas en la encuesta para reflexionar: La primera es, ¿Qué tan de acuerdo o en desacuerdo está usted con la siguiente opinión: Los limeños/as tratan bien a las personas que vienen de provincia? El 67% manifestó estar en desacuerdo o muy en desacuerdo. Al cambiar la frase por “Los limeños/as son amables con los extranjeros”, los resultados son totalmente inversos, el 74% está de acuerdo o muy de acuerdo con nuestra amabilidad. ¿Qué clase de ciudadanos somos que mostramos descortesía con quienes no son de Lima pero son peruanos y nos volvemos simpáticos con quienes tampoco son de Lima pero nacieron fuera del Perú? Pensaba en que es difícil sentirse extranjero, extraño, diferente al resto cuando se está en otro país, pero debe ser aún peor sentirse distinto en el propio país por el simple hecho de estar en otra ciudad.

Una última pregunta hablando de estar fuera, fue sobre lo que más se extraña de Lima cuando nos ausentamos (sin tomar en cuenta la familia, por obvias razones). Las principales respuestas fueron la comida (30%), las comodidades que ofrece la ciudad (29%) y los amigos (15%). Yo formo parte del reducido 15%, pese que reconozco las bondades de nuestra comida, pero curiosamente todavía no la extraño. En realidad lo que sí echo de menos es quien me haga la comida!!!

Me gustó mucho la encuesta por la oportunidad de pensar en cosas en las que usualmente no pienso y porque a pesar del ruido, del tráfico, de las combis, de los ambulantes, de la contaminación, de las bocinas y del cielo gris, extraño mi ciudad. Añoro las playas, los parques, las plazas, los callejones de un solo caño, la mazamorra morada, los picarones, los anticuchos, el puente de los suspiros, los bares, las jaranas limeñas, los valses, tonderos, polcas y marineras, la revolución caliente, los tamales y chicharrones, los turrones de octubre y sobre todo el suspiro a la limeña!

He pasado varios minutos buscando un video con el que quería terminar (Limeña – composición de Augusto Polo Campos) pero las versiones que aparecen en youtube son muy malas. Así es que los dejo con un vals de jarana (que es uno de mis favoritos!)

4 comentarios:

Ivette Limeña Mazamorrera dijo...

Lima cumplió 473 años y yo 28!!!!!

karinam dijo...

Jei! que bueno que te animaste a comentar en público!!!! pero no vale, al lado de Lima te ves chibola!! acepta tus anios!!! jajaja!!! la vejez nos persigue, tenemos que ir más rápido...
Beso mediterráneo!

Anónimo dijo...

Jajaja me gusto mucho este articulo.
Es bueno porque me haces pensar en algo que considero el peor de los males de lima: la exclusion o si quieres llamarlo racismo da igual.
Soy de las personas que nacieron el Lima, viven en Lima y se considera limenio, a pesar que toda mi familia (a excepcion de mi hermana) son del Cusco. Los limenios somos de lo peor (considerando mi identificacion con Lima). CLARO!! tratamos bien al turista o extranjero porque si lo tratamos bien seguro nos compra algo, o vendra nuevamente a consumir algun servicio, o simplemente (si tenemos plata) porque nos trataron bien cuando viajamos al extranjero. Pero a veces no nos miramos a nosotros mismos, y para que la cosa camine y el "estado de bienestar" llegue, tenemos que buscar que TODOS mejoren y se sientan a gusto donde estan, donde viven el dia a dia, donde practican su economia diaria. Eso genera un efecto muy grande en sus expectativas... variable economica fundamental para que la situacion mejore. Sino, pues seguiremos extraniando a LIMA como tu, como yo y como muchos que tienen que salir ya no de su ciudad, sino de su Pais por trabajo o cuaquiera de los motivos.
Partucularmente extranio la PILSEN, el CEVICHE y ver a la U en el Monumental! jajaja
Roonie

karinam dijo...

Me quedo con esta frase: "tenemos que buscar que TODOS mejoren y se sientan a gusto donde estan"

... Y también que la gente se quede en el Perú y que los que se van, regresen... (me lo digo a mi misma para darme ánimos, ja!)