jueves, 10 de julio de 2014

Nació mi niña

El tiempo vuela y casi sin darme cuenta ya ha pasado un mes! 30 días y 30 noches, porque con un recién nacido, los días y las noches se viven con la misma intensidad.
 
En todo este tiempo he querido escribir sobre mi parto (porque sí, ya lo saben, me obsesiona el tema!) pero luego de los primeros días, otros temas han ido ocupando mi mente. Así es que dejaré para más adelante el relato sobre mi segundo parto. Por ahora, me dedico a tiempo completo a aprender a ser madre de dos niños pequeños, digamos que casi casi, de dos bebés.
 
Mis días empiezan con el llanto del primer bebé, que generalmente es el del mayor, en ese momento su papá va a su encuentro y comienza la repartición de críos, los hombres por un lado y las mujeres por otro. Yo me quedo con la bebita, entre pañales, teta y si hay suerte durmiendo un poquito. Nos levantamos y seguimos más o menos con lo mismo, teta, desayuno, leche, fruta, teta otra vez, hasta que llega la hora del baño y las primeras coordinaciones para que el baño de uno no se junte con el del otro, para que el llanto de uno no despierte al otro y sobre todo, para estar disponible y darles suficiente atención a los dos y que los celos no nos traicionen en el intento.
 
Más allá de los detalles prácticos del día a día, esta segunda maternidad vino cargada de culpa (¿por qué cargaremos con tanta culpa las mujeres? – estoy convencida que es una cuestión de género y de verdad que me agota, porque es literalmente un peso sobre los hombros). Culpa de no poder estar físicamente para los dos, de no poder atender a los dos por igual, o en el momento que cada uno de ellos me necesita. Culpa de escuchar un llanto y no poder ir corriendo porque estoy cambiando un pañal, culpa de tener en brazos a uno y no poder alzar al otro inmediatamente cuando me lo pide, culpa de morirme de sueño y no poder disfrutarlos como quisiera. Podría seguir citando numerosos momentos, todos ellos cargados de culpa. ¡Que vaina!
 
Sé que esto es un aprendizaje conjunto, mis hijos están aprendiendo a ser hermanos y por lo tanto a compartir, empezando por compartir a la mamá y yo estoy aprendiendo a ser mamá de dos niños pequeños, repito, casi casi de dos bebés. Intento conseguir un equilibrio entre sus demandas y mi oferta, estar alerta a sus necesidades, organizarme y organizarlos. Aunque ya ha pasado un mes, claramente seguimos en etapa de adaptación.
 
Y es que por alguna razón, esta segunda maternidad me está costando muchísimo más. Si bien, puedo bañar a mi bebé casi con una sola mano, darle de lactar mientras camino de la mano con mi otro hijo o cargarlos a los dos a la vez, emocionalmente (y físicamente) me siento agotada. Tener que estar disponible a dos llantos, me estresa; sobre todo cuando es el llanto de la bebé, porque si se trata de hambre, nadie más que yo puede calmarla. No importa si tengo hambre, sueño, cansancio, ganas de ir al baño o lo que sea, si ella quiere teta, digamos que ya fui. Hasta donde me permiten mis recuerdos, no era así con mi primer hijo, darle de lactar me encantaba y sentía un enorme orgullo de hacerlo, ahora, sí me sigue gustando y me enorgullece también y sé que es lo mejor para mí y para ella, pero me cansa y sobre todo en estos primeros días, casi que me siento una teta pegada a una bebé. 
 
Sé que todo es cuestión de tiempo y que con el pasar de los días y las semanas, estaremos más acostumbrados a esta nueva vida de cuatro. Desde lo práctico que es salir con dos maletines, pañales, mudas de ropa, sillas de carro y coches; hasta cosas más de fondo, como sentirme “adaptada” siendo mamá de dos niños, hasta ahora, cada que lo digo o lo escribo, no lo creo.
 
Cada niño que nace trae consigo el renacimiento de todos los que lo rodean y eso está haciendo mi bebé con nosotros. Cuesta empezar de nuevo, cambiar de rutina, de actividades, de preocupaciones, de intereses… es más o menos como dice Ismael Serrano, en una canción que en estos días escucho mucho “de repente llega alguien que lo desordena todo y nos enseña que lo mejor está por venir”. Mi hijita ha venido para cambiarnos la vida y enseñarnos que lo mejor está por venir.
 
"Canción para esperar a un recién nacido" - Ismael Serrano  


1 comentario:

rosmery visbal Ahumada dijo...

Tienes mucha razón, una segunda maternidad te puede cansar mucho, mas si son seguidos; pero también es darte cuenta cuanto amor se puede dar. Este tiempo de cansancio es corto, cuando menos lo piensas ya crecieron y eso pasa en un abrir y cerrar de ojos.
Te recomiendo que disfrutes al máximo cada segundo con ellos,y dejes que las culpas naturales se vayan para que te permitan gozar esta nueva experiencia... Es lo máximo tener un nuevo bebe en casa y tener la oportunidad de seguir dándoles lo mejor.

Ros