jueves, 13 de agosto de 2009

Dejarse querer

Hace dos o tres semanas escribí esta entrada... por diversas razones nunca la saqué a la luz. Ahora quiero hacerlo, ahora que me siento mejor, más fuerte, más segura. Es bueno sentirse bien y me alegra infinitamente sentirme bien!

Escribo desde la clandestinidad. Despacito para no hacer mucho ruido. Escribo desde un rincón, pequeño, escondido y silencioso.

Desde hace mucho que estoy escondida, diría que desde que regresé a Lima, ya casi 12 meses. Apartada, ensimismada, ausente y principalmente desconectada de la vida. Esta situación evidentemente me ha pasado factura varias veces y ha hecho que otros espacios de mi vida se vean afectados. Creo que el trabajo y la relación que tenía con algunos amigos, es lo que más he dañado.

Esta apatía me ha traído esencialmente momentos amargos, relaciones superficiales, necesidad de huida, desgano, tristeza y una constante sensación de insatisfacción. Por mientras, me dedicada a distraer la mente con actividades principalmente nocturnas y bulliciosas para no ser tan consciente de mi clandestinidad.

Desde hace un par de meses, cansada de mi, pude aceptar que necesitaba ayuda y fui por ella. No ha sido fácil para alguien como yo, que ha tratado de mantener el control de su vida todo el tiempo. Me desbordé y no pude contenerme. Y ante eso opté por aislarme, para que nadie supiera lo que pasaba, para no ir por ahí dando pena, pidiendo consejos, compañía, cariño. Mi sentido de omnipotencia empeoró todo.

Y aquí estoy nuevamente, intentando salir de mi autismo, hablando de mí, abriendo mi corazón, reconociendo que no puedo sola, que necesito de los demás, que hay gente que se preocupa por mí y no sabe cómo ayudarme, sencillamente porque yo no los dejo. Necesito dejarme querer.

Cuando todo va bien, querer y ser querido es una tarea sencilla, es fácil abrir nuestro interior cuando lo que hay dentro es agradable. Sin embargo, es necesario sacarlo todo afuera cuando lo que hay dentro no es agradable y por ahora, esa es la tarea a la que me dedico la mayor parte del tiempo, mientras voy cantando como loca esta canción:

Canción para sacarlo todo afuera: "Soy pan, soy paz, soy más" - Mercedes Sosa & Piero.

3 comentarios:

Ariadna Mayo Inspirado dijo...

Te enviamos un poco de querer entonces...
Y Ramon me dice que te cuente que este anyo estamos intentando encontrar japoneses tan majos como algun peruano que conocimos por ahi, pero no nos entienden tan bien -el japones no es tan facil como lo que hablan ustedes-

karinam dijo...

Hola!!!! que sorpresaaaa!!! :)
Que divertido eso que dices de los japoneses!!!! jajaa!!
¿Y cómo han estado estas vacaciones de verano???
Les mando un beso grande y todo mi cariño!!!

Anónimo dijo...

Asu kari, que juerte
solo te deseo que te dejes querer, que te valores mas y que tengas mucho amor para dar